sábado, 2 de febrero de 2008

El colmo de las estandarizaciones

Hoy acabo de descubrir un curioso estándar de la ISO.

Estos estándares, que muchas empresas exhiben hasta en los membretes si han conseguido certificarlas, tienen como objetivo que las cosas se hagan siempre de una misma forma, que suele considerarse (por parte del organismo estandarizador, claro) idónea o al menos, correcta.

Pues hoy he encontrado el siguiente: ISO 3103 (que puede verse gratis en su versión británica idéntica, BS 6008).

Esta ISO estandariza la correcta preparación de un té.

Bueno, en realidad tiene un poco más sentido del que puede imaginarse. Indica los pasos y materiales necesarios para preparar un té para una prueba de cata. Es decir, para que en todas partes y en todo momento dos personas puedan preparar té con el objetivo de clasificarlo, cualificarlo o compararlo con otro. Pero no deja de tener su gracia.

Por cierto, no es el único estándar de la ISO sobre el té. Hay bastantes más. La mayoría dedicados a explicar métodos de análisis químicos o requisitos que debe cumplir un té para considerarse tal.

Mañana tendré que quejarme al comité de empresa. ¡La máquina de té y café del trabajo no cumple la ISO 3103! Qué vergüenza.

Por cierto, yo tampoco paso la ISO 3103 en mi casa...

2 comentarios:

Inés dijo...

Fíjate! casi un año más tarde he leido esto, y me ha resultado de lo más interesante.
Si mi el procedimiento de mi trabajo aparece reflejado en las normas ISO, por qué no el del camarero que hace un té?
lo uqe me llama la atención es cómo has llegado hasta esto!

igo dijo...

Hola Inés.

Pues la verdad, después de un año, yo tampoco sé cómo lo encontré, jaja, pero seguro que apareció buscando información sobre alguna cosa de té en concreto.